Afgano reabre su fábrica de oxígeno ante covid-19; ofrece servicio gratuito a enfermos Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Afgano reabre su fábrica de oxígeno ante covid-19; ofrece servicio gratuito a enfermos

Najibullah Seddiqi es un afgano dueño de una fábrica de tanques de oxígeno que había cerrado hace siete años, pero ante la crisis sanitaria por coronavirus decidió reabrirla y ofrecer gratuitamente el servicio a los pobladores.

MÉXICO.- Frustrado por los constantes cortes de luz y los actos de corrupción que le impedían obtener contratos con servicios médicos, Najibullah Seddiqi cerró su fábrica de oxígeno hace siete años.

Pero conforme el coronavirus fue brotando en Afganistán, se dio cuenta de que tenía que ayudar y decidió echar a andar su negocio para contribuir a la recuperación de los afectados por el virus.

"Vi a un hombre llorando por su esposa que murió de covid-19 debido a la falta de oxígeno. En ese momento tomé la decisión de reabrir mi fábrica", dijo Seddiqi. Ahora familiares de afganos enfermos con covid-19 se alinean en su fábrica en la ciudad capital de Kabul para recargas gratuitas que pueden mantener con vida a sus seres queridos. Afganistán ha luchado con la escasez de oxígeno médico bajo la pandemia.

El país recibe sus cilindros de oxígeno del exterior. Hasta hace poco, las importaciones estaban detenidas por fronteras selladas.

Los precios de los nuevos botes se han disparado 10 veces, a 20 mil afganos ($ 250). Con las personas acumulando todo lo que pueden, el precio para rellenar un bote ahora es de 2 mil afganos, o $ 25, cinco veces más de lo que alguna vez fue. Muchos acusan a los minoristas de aumento de precios y al gobierno de no garantizar un suministro.

Por lo tanto, el servicio gratuito de Seddiqi es una bendición para los muchos pobres afectados por el virus. Las minivans de personas que traen cilindros llegan a medida que se difunde la distribución en las redes sociales.

"Esta fábrica está haciendo un gran trabajo ofreciéndola gratis", dijo Bilal Hamidi mientras esperaba en el desmoronado piso de concreto. Hamidi dijo que llena tres cilindros pequeños por día para su hermano, que se infectó mientras cuidaba a su madre.

Ella murió de covid-19 a principios de junio. La fábrica, cerrada y largamente inactiva, tiene polvo. Las piezas están deterioradas.

Pero cuando Seddiqi volvió a abrir las puertas para reanudar la producción, todo seguía funcionando. "Estoy feliz de no haber vendido estas máquinas", dijo Seddiqi, quien también posee una fábrica de hielo. Contrató a 12 hombres, trabajando en dos turnos. Seddiqi incluso se mudó temporalmente, por lo que siempre está disponible: "Me preocupa que me vaya a casa y que alguien con una necesidad intensa llegue tarde por la noche y no encuentre a nadie que lo ayude".

Su fábrica llena de 200 a 300 cilindros pequeños al día gratis para pacientes con coronavirus. Para hospitales y vendedores minoristas, llena cerca de 700 cilindros grandes por día por 300 afganos cada uno, o $ 3.80.

Eso es mucho más barato que la tarifa actual, pero es suficiente para cubrir su distribución gratuita, dijo.

Los minoristas insisten en que no están subiendo los precios. Las importaciones de cilindros de Emiratos Árabes Unidos y China se detuvieron durante meses en medio de restricciones pandémicas. Recientemente se reanudaron, pero "la oferta y la demanda desequilibradas han provocado un aumento de los precios", dijo Khanjan Alkozai, miembro de la junta de la Cámara de Comercio e Industria de Afganistán.

Los medios afganos informaron la semana pasada que varios pacientes con covid-19 murieron en hospitales del gobierno debido a la falta de oxígeno, aunque el gobierno lo negó.

La legisladora Fátima Aziz, que ha sido diagnosticada con coronavirus, publicó un video desde su cama, con un tubo de oxígeno en la nariz. Ella culpó a la corrupción y las fallas del gobierno.

"La gente pierde la vida por dos gotas de oxígeno. Maldigo a todas las mafias en este negocio que se aprovechan", dijo. La portavoz adjunta del Ministerio de Salud, Masooma Jafari, dijo que la escasez en los hospitales se está resolviendo. Ella dijo que el Ministerio de Salud ordenó a las fábricas de oxígeno que le dieran prioridad al sector de la salud sobre la industria. La fábrica de Seddiqi es una de las seis en Kabul que producen oxígeno, pero la suya es la única que ofrece recargas gratuitas.

"Mi único objetivo es salvar tantas vidas como pueda. Cuando termine la propagación del virus, me iré a casa", dijo.

mmr