Familia de escolta que murió en atentado a García Harfuch pide indemnización Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Familia de escolta que murió en atentado a García Harfuch pide indemnización

Baruch González, hermano de Edgar, quien conducía la camioneta el día del atentado, aseguró que el escolta no fue reconocido como esperaban; buscan una reunión con García Harfuch, quien sólo envió una corona de flores.

| Milenio

MÉXICO.- A tres meses del atentado contra Omar García Harfuch, jefe de la policía de la Ciudad de México, la familia de Edgar González Ortiz, uno de los dos escoltas que perdieron la vida aquel 26 de junio en el ataque perpetrado en Lomas de Chapultepec por presuntos integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación, pide que la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) indemnice a sus padres e hijas del elemento.

En entrevista con MILENIO, Baruch González, hermano del policía fallecido, dijo que el escolta no fue reconocido ni homenajeado como ellos esperaban, ya que el secretario de Seguridad capitalina sólo envió una corona de flores el día del entierro de Edgar.

La familia, comenta, ha intentado buscar a gente de la SSC y al mismo García Harfuch para entrevistarse con él para exponerle su sentir y que sepa qué piden ya que, acusan, han recibido un trato poco favorable por personal de la institución y que “hagan a un lado el protocolo” y los reciban. “Hemos pedido una reunión con el secretario de Seguridad y nos la han negado; han sido unas tres ocasiones que hemos pedido reunión con el licenciado.

Primero fue a través de correos electrónicos, luego por llamadas telefónicas a la Secretaría de Seguridad Ciudadana y por último nos atendió el particular del secretario y nos dijo que él nos atendería porque Harfuch no podía.

“Nos dio la atención, no lo puedo negar, pero simplemente fue para decirnos que el secretario no nos iba a atender. Teníamos entendido que en ese momento el secretario Harfuch ya estaba laborando y nos dijeron que no.

Entendíamos que estaba convaleciente y en recuperación y no íbamos a pedir una cita con él en el hospital, era ilógico pero cuando supimos que ya había regresado a laborar fue cuando pedimos cita y nunca nos la dieron, quien nos atendió fue el licenciado Héctor pero para escucharnos, no nos dieron solución a lo que pedíamos”, relata a MILENIO.

Tras estos intentos, su deseo de exponer su situación no los limitó. Aunque cansados de tener que viajar a la Ciudad de México desde Puebla, de donde era originario el escolta Edgar González y donde fue enterrado, su familia no perdía la esperanza de que fueran recibidos y se diera seguimiento a su caso.

En una nueva reunión fueron citados para verse con el equipo jurídico tanto de la Secretaría de Seguridad Ciudadana y de la Policía Bancaria, porque Edgar González, a pesar de ser escolta de Harfuch, estaba adscrito a la PBI.

En aquella reunión se buscaría también plantear el tema de un homenaje a este elemento, quien el día del atentado iba conduciendo la Suburban en la que viajaba el jefe de la policía capitalina, sin embargo, este reconocimiento tampoco se ha hecho.

“Pedimos también que se hiciera su homenaje ya que él murió en el cumplimiento de su deber y protegiendo al secretario y nada más nos dijeron que se iba a dar la indemnización. Nunca nos manejaron cifras de cuánto y del homenaje nos dijeron que se iba hacer y le iban a dar medallas y ya van dos meses y no hemos sabido absolutamente nada. Lo único que supimos es que por parte del licenciado Harfuch fue que en el sepelio mandó una corona de flores a nombre de él y su familia y ya.

Nos la entregaron en el velatorio y se puso junto a mi hermano y es lo único que hemos sabido de él”.

De acuerdo con Baruch González, el apoyo que solicitan no es con el fin de que ellos hagan uso de los recursos que lleguen a ser destinados, sino que ese dinero es para sus padres Emma Ortiz, de 75 años e Isaac González, de 86, quienes tras la muerte de su hijo Edgar están muy afectados de manera sicológica “y por la forma en como pasaron los hechos pues fue un golpe muy fuerte”.

mmr