Jurado declara culpable al productor Raphy Pina de posesión ilegal de Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Jurado declara culpable al productor Raphy Pina de posesión ilegal de armas de fuego

“Yo soy un guerrero, voy a seguir pa’lante y le voy a demostrar al mundo entero quién es Raphy Pina”

Un jurado declaró culpable este miércoles a Rafael “Raphy” Pina Nieves, productor y representante de varios artistas de música urbana, de supuestas violaciones a la ley federal de armas de fuego. La lectura de la sentencia está programada para el 1 de abril de 2022.

Pina Nieves enfrentaba dos cargos, uno por posesión de un arma de fuego modificada ilegalmente para disparar automáticamente, y el otro por posesión de armas de fuego siendo un convicto federal, ya que en 2015 el productor fue declarado culpable de fraude bancario.

“Yo soy un guerrero, voy a seguir pa’lante y le voy a demostrar al mundo entero quién es Raphy Pina”, dijo el productor a los medios a su salida del tribunal federal de San Juan. “Es el primer round de 12. Voy a disfrutar la Navidad con mi familia”, agregó.

El productor llegó a la corte este miércoles junto a su pareja, la cantante Natti Natasha, y sus tres hijos mayores. El exponente del género urbano Daddy Yankee llegó hasta el lugar “en calidad de amigo”.

Según los documentos judiciales, Pina Nieves tenía una pistola Glock 19, calibre nueve milímetros y modificada para disparar de manera automática múltiples veces sin recargar y sin soltar el gatillo, además de una pistola Smith & Wesson .40 y más de 500 municiones de diferentes calibres.

CNN intentó contactar a Francisco Rebollo, abogado de Pina Nieves, pero hasta el momento no ha obtenido declaraciones adicionales a lo que ya dijo Pina al salir del tribunal. En agosto de 2020, cuando por esta causa el productor fue puesto en libertad condicional con una fianza de US$ 1 millón, su representante legal dijo que tanto las armas como las municiones fueron halladas en una caja de seguridad dentro de una vivienda en la que el empresario no vivía pues residía en Miami.

El fiscal federal del Distrito de Puerto Rico, Stephen Muldrow, y Joseph González, agente especial a cargo del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI, por sus siglas en inglés) estuvieron encargados del caso junto con el Servicio de Rentas Internas (IRS).