Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Este viernes comienza la segunda temporada de eclipses del 2020

Este eclipse a simple vista no se distinguirá, pero hay muchas formas de verlo.

Foto: Especial

El primer viernes de Junio inicia la segunda temporada de eclipses del 2020. Los fenómenos astronómicos que se darán en este evento no podrán verse. Sin embargo, el primero de esta segunda etapa será el eclipse penumbral de la Luna de fresa.

Aunque el nombre nos lleve a imaginar un satélite de color rosado, lo cierto es que solo adquirirá una totalidad de algo más tostada, que no podrá verse sin instrumentación. Por lo que será posible distinguirse en algunos casos una pequeña sombre, aunque todo dependerá del punto del planeta en que nos encontremos.

La temporada de eclipses corresponde a la época en que la inclinación de la órbita lunar se encuentra baja, de modo que la tierra, la Luna y el Sol pueden alinearse con mayor facilidad.

Los periodos suelen distanciarse entre sí poco menos de seis meses; por lo que, en un año se tiene dos temporadas de eclipses. En la que ahora empieza y tendrá lugar este eclipse penumbral de la Luna de fresa, siguiendo de un eclipse anular, el 21 de junio, y un tercero llamado eclipse lunar penumbral el 5 de julio.

El nombre de este eclipse penumbral de la Luna de Fresa, se define a así por las tribus de nativos americanos, ya que dicen que así se señalaba el comienzo de una corta temporada de cosecha de estas frutas.

Foto: Especial

El horario de este eclipse en el que se podrá ver desde Brasil, África, Europa, Oceanía y casi toda Asia. Tendrá lugar desde las 17:45 UT (19:45, hora peninsular española) hasta las 21:04 UT (23:04, hora peninsular española) y tendrá su máximo a las 19:26 UT (21:26, hora peninsular española).

Pero este evento no será visible en todas las regiones por igual. En Brasil, la zona occidental de África y casi todo Europa, se verá solo en el momento de la salida de la Luna. En el resto de África y casi toda Asia y Oceanía se observará completamente, desde su inicio hasta su fin. Finalmente, el resto de Asia y Nueva Zelanda se divisará únicamente cuando la Luna se disponga a ocultarse.