UNAM: El veneno del alacrán inhibe la migración de células cancerígenas Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

UNAM: El veneno del alacrán inhibe la migración de células cancerígenas

Ante los nuevos descubrimientos se piensa en un nuevo método para lograr efectos alentadores de controlar el cáncer.

UNAM: El veneno del alacrán inhibe la migración de células cancerígenas 

Nuevos descubrimientos expuesto por la UNAM han informado que el veneno de alacrán podría lograr efectos alentadores en contra del cáncer, sobre todo en los que se manifiestan en piel, mama y próstata.

Esto gracias a la doble mutante de la potente toxina del alacrán rojo de la India, también conocido como Tamapina, el cual es capaz de inhibir la metástasis, es decir, mitigar algunos tipos de células cancerígenas de 60 a 70% de estos tres tipos de cáncer.

TE RECOMEDAMOS: MILAGRO NAVIDEÑO: La vacuna de Pfizer contra el Covid-19; podría llegar en diciembre a Latinoamérica

¿Dónde surge la noticia del veneno de alacrán?

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), informó a través de un comunicado que la doble mutante de la potente toxina del alacrán rojo de la India, llamada tamapina, que contiene su veneno, es capaz de inhibir la metástasis; es decir, la migración de algunos tipos de células cancerígenas, de acuerdo con los resultados obtenidos por científicos del Instituto de Química (IQ) de dicha institución.

Federico del Río Portilla, investigador del IQ, y su estudiante de doctorado, Marlen Mayorga Flores, expusieron que al modificar a la tamapina se produce el “bloqueo” del movimiento de las células malignas de 60 a 70% utilizando una concentración pequeña de la toxina del Mesobuthus tamulus, específicamente para ciertos tipos de cáncer: mama, piel y próstata.

El académico universitario explicó que el primer paso para que las células malignas se vuelvan metastásicas es que comiencen a migrar. Inicialmente se desarrollan en un órgano o tumor pequeño que luego crece; en la medida que pasa el tiempo pueden comenzar a moverse a otros sitios del cuerpo. Esa fase es la responsable de la muerte de las personas con cáncer.

Los académicos realizaron experimentos para determinar si las toxinas, además de bloquear esos canales eran capaces de atacar a las células malignas.No vimos un efecto citotóxico, pero sí una clara inhibición de la migración de líneas celulares que son altamente metastásicas”, refirió la UNAM a través de su comunicado.

TE RECOMENDAMOS: Compra un Play Station 5 por Internet; le llega un caja de ladrillos

¿Cuál es la siguiente fase de la investigación?

Como con cualquier otro fármaco, la siguiente fase de investigación es llevar a cabo las etapas preclínicas y clínicas para comprobar su correcto funcionamiento.“Estamos en el punto de mejorarla y de comenzar pruebas en modelos animales en colaboración con investigadores mexicanos”.

Los alentadores resultados de esta investigación fueron publicados en una revista de la American Chemical Society, la Medicinal Chemistry Letters, en julio pasado.

Ese sería el siguiente paso, junto con la obtención de la patente nacional, proceso que comenzó en septiembre pasado.

En el registro se incluyó al equipo francés de la Universidad de Tours, dedicado al estudio de la metástasis y la implicación de la modulación de los canales iónicos para detener este proceso cancerígeno. “Nosotros propusimos el modelo y ellos lo han desarrollado y nos han apoyado de manera impresionante”, reconoció el científico.