Utilizar cubrebocas nos hace más atractivos; informa la ciencia  Pasar al contenido principal
+
Próximos 5 días
Pronóstico en video

Utilizar cubrebocas nos hace más atractivos; informa la ciencia

A los ojos del resto de las personas, el uso del cubrebocas nos favorecería físicamente hablando.

Utilizar cubrebocas nos hace más atractivos; informa la ciencia 

Ante esta nueva normalidad, una de las principales reglas de salubridad es el uso obligatorio del 'Cubrebocas', un artículo que se ha convertido en nuestro "integrante" diario de nuestro outfit. Aunque la obligación de su uso es momentáneo (o al menos eso esperamos), parace que será algo de varios meses más. Pese a ser una de las medidas de protección contra el Coronavirus más molesta, en su mayoría, las personas son bastante responsables con su uso.

Ahora, viendo el lado positivo de la situación de salir diariamente con el rostro cubierto por el mencionado artículo, es importante enfatizar que algo habitual parece enfatizar la belleza de las personas, haciéndolas más agradables de ver.

Esto podría desencadenarse de una sensación de protección y seguridad, sin embargo es un fenómeno que responde a algo mucho más sencillo: nuestro cerebro nos estaría engañando para que los demás parezcan más atractivos con la mascarilla puesta. Así lo ha informado la ciencia.

TE RECOMENDAMOS: El extraño comercial televisivo de 1967 que perturbó a internautas en 'Tik Tok'

POR QUÉ NOS ENGAÑA NUESTRO CEREBRO

Uno principios más básicos de las teorías de la percepción: nuestras mente siempre rellena los huecos que no ve bien sean figuras incompletas o rostros humanos, porque necesita darle un sentido a lo que quiera que tengamos delante.

Es más, si nuestra mente no tiene la suficiente información como para completar una imagen y que se ajuste a la realidad, se inventa los datos que le faltan.

Si nos referimos a la percepción de las personas entrarían en juego las leyes de la Gestalt, que indican que cuando completamos un rostro, la mente atribuye o se inventa la mejor forma posible para poder completarlo.

Ejemplo: ves a alguien por la calle con unos brillantes y enormes ojos verdes, rodeados de espesas pestañas negras. Tu mente, en ese momento, presupondrá que el resto de sus rasgos son igual de atractivos, y conformará un rostro simétrico, una dentadura perfecta y blanca o unos labios carnosos.

A este fenómeno se le denomina completado amodal: la nariz y la boca no son visibles, y no existen partes sueltas que hagan que tus ojos y tu mente puedan obtener la información necesaria para completar el rostro.

Sin embargo, habrás visto rasgos similares con anterioridad (incluyendo medios de comunicación, redes sociales), por lo que tu cerebro será capaz de crearlos, recurriendo a esos recuerdos y creando una imagen que representa cómo crees que podría ser la persona.

TE RECOMENDAMOS: El aterrador video de Dross del que todos están hablando

LA CIENCIA LO COMPRUEBA

Recientemente se ha compartido un estudio realizado por investigadores del Temple University’s College of Public Health y la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos), quienes estudiaron los efectos que las mascarillas en la percepción de 500 participantes.

En cuestiones de atractivo, los rostros cubiertos con la mascarilla se juzgaron como más atractivos que aquellos que iban sin ella. El estudio, titulado adecuadamente Beauty and the Mask (La bella y la mascarilla), dejó opiniones para todos los gustos, con algunos de los rostros mejorando hasta en un 71% en ‘belleza’ con el artículo sanitario puesto.